lunes, 18 de enero de 2016

EL ARBOL DE LOS OLVIDOS


Podría dividir mi exilio en dos partes:

El inicio a finales de los ochenta cuando aún habitaba la isla y creía en la posibilidad de los amaneceres, que poco a poco fueron desvaneciéndose hasta que la decepción se apoderó de todo, de forma tan impiadosa que el futuro no cabía en más promesas.

En ese despiadado tiempo supe que solamente existía una posibilidad si quería ver la luz antes de llegar al final del túnel. “Escapar”, huir de ese presente sin mañanas; de las consignas que inundaban -todavía inundan- lo que ahora es pretérito.

Solo había un problema -accidente geográfico- qué es una isla sino un cáncer expulsado de un continente. Estar rodeado de agua no te convierte en anfibio, simplemente te obliga a convivir con la inmensidad del azul; a entender la grandeza de Sócrates cuando dijo: “Hay tres clases de hombres: los vivos, los muertos y los que se hacen a la mar”. De esos últimos están llenos mis ayeres, cada ola tiene el nombre de alguien que intentó fugarse de la prisión tropical, y murió en los deseos.

Después de leer los párrafos anteriores, ya deben imaginar que quien escribe es un sobreviviente -un descendiente de Ulises- que no sueña con volver a Ítaca, pues sabe que después de veintiún años de invisibilidad, no queda nadie que lo reconozca. Penélope se cansó de esperarlo y sus ojos mudos la impiden tejer; sus amigos también tomaron el camino de las aguas, y su perro murió antes de volver a olfatear al más querido de sus ausentes.     

Llegar solitario a una tierra desconocida es el peor de los naufragios, lo sé porque lo sufrí en carne propia, pero tuve la suerte de recalar en una nación, que desde el primer instante sentí mía. Era como si hubiese llegado al país de “Los Lotófagos” y comido la fruta del árbol de los olvidos. Cuba ya no era pasado -acababa de morir-.

Viví mis mejores años entre el portugués -esa música hablada-; futbol; churrascos y samba. Ahí alcance todo lo que me fue negado del otro lado de los recuerdos, por eso nunca imaginé que tuviese que volver a emigrar, hasta que una serie de indeseados acontecimientos me obligaron una vez más a izar vela. En ese instante donde todo se rompió comienza el más difícil de mis exilios.

PARTE II

El anterior más que imprescindible, era una cuestión de vida o mar, pero en este los motivos eran otros y los deseos tenían los pies atados a esa tierra que hoy me pertenece.  

Al arribar a Miami -ese apéndice de aquel error geográfico-, que era el menos imaginado de mis destinos, pero el predestinado para la mayoría de los nacidos en la otrora perla del Caribe percibí que me es muy difícil convivir con los sobrevivientes de ese espacio inacabado donde el salitre y las mentiras parecen inmortales.

Las enardecidas manifestaciones -a favor o en contra- de algo que me resultaba tan distante, y que había olvidado en los años que viví en la brasiliedad -la mejor época de mi vida- volvieron a hacer parte de mi cotidianidad.

Descubrí, no sin tristeza que después de cincuenta y seis años de dictadura, el mayor éxito de la misma es haber logrado dividir a los nativos de ese espacio donde el sol amanece violento, sin importar de qué lugar provienen los aullidos.

Ya han pasado cuatro años desde que encalle en esta nada -reino de la melancolía-, y solo quiero tratar de entender en qué momento nació esa necesidad casi implícita de agredir y denegrir a todos los que no estén ideológicamente en tu misma acera.

Será esto una incurable enfermedad de los oriundos de ese espacio donde el odio se enseña en las escuelas o es que como el pueblo hebreo llevamos a cuesta todos los sinsabores heredados a pesar de tantos años de ausencias. La respuesta está con ustedes.


24 comentarios:

  1. Cuanta tristeza amigo

    ResponderEliminar
  2. Jorge Luis Llopiz Cudel18 de enero de 2016, 12:10

    Muy bueno. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  3. Maria Nilma Cechet18 de enero de 2016, 15:30

    Brasil não é o Paraiso, mas eu sei o quanto é bom viver aqui e fico feliz que a gente tenha te acolhido com carinho. Quanto ao presente, tenta fazer dele um momento de passagem. Tenho certeza que dias melhores virão. Abraço grande.

    ResponderEliminar
  4. Por fin alguien logra explicar lo que en mí es un amasijo de sentimientos que, siempre que pongo sobre la mesa, son malinterpretados. Como Javier con Brasil, Cuba fue una circunstancia, pero Venezuela fue una elección.
    Gracias por esa prosa, lunes.

    ResponderEliminar
  5. Jorge Morejon Coño, brother, muy buena crónica. No deberías pasar tanto tiempo sin regalarnos estas cosas

    ResponderEliminar
  6. Gracias azuquita por ponerle palabras a mis sentimientos, somos como esos barcos varados en la orilla en tierra de nadie y lo peor es que seguimos sin entender nada, en la cotiedanidad de los sin sentidos......

    ResponderEliminar
  7. Sejano Guardia Pretoriano18 de enero de 2016, 17:45

    Lovely, gracias Cami por el repost y a Javier por su prosa exquisita

    ResponderEliminar
  8. Así es,todos mis amigos están regados por el mundo,y duele ver como han cambiado las cosas,para mal.las que recuerdo con nostalgia,se van quedado en eso,pretérito pasado fué.

    ResponderEliminar
  9. Algunos vamos en segunda vuelta, amigo. Aunque nos culpen los que no comprendan o sólo se miren su ombligo. Las olas son tan fuertes que no siempre Ulises puede llegar a la orilla deseada. Así de simple. Pero hay que seguir

    ResponderEliminar
  10. Magnífico. Me gustó mucho. Es muy agradable leer en algún lugar algo que sientes.

    ResponderEliminar
  11. Cuando se lee un sentimiento tan bien descrito, uno se da cuenta que la no-pertenencia y el dolor propio 'tocan' en proporción menor. Excelente.

    ResponderEliminar
  12. Bellísimo y como venezolana me veo retratada en mucho.Hermosa prosa y gracias!

    ResponderEliminar
  13. Gracias a usted por leerme, y lamneto mucho que Venezuela se encuentre en esa situación.

    ResponderEliminar
  14. Mi querido Javier Iglesias, un texto visceral y sincero.También voy en mi segundo exilio, vivo bien pero tampoco soy del todo feliz para compensar y continuar con esa melancolía que nos toca a los isleños. Te quiero y te abrazo descomunalmente, ven con Nirma a visitarnos y saldrá el sol en el aburrido reino de Dinamarca

    ResponderEliminar
  15. Ines De Sampaio Pacheco2 de marzo de 2017, 6:56

    Amei a referência ao Brasil como país de lotófagos, já que o dom do esquecimento talvez explique a afetada bonomia da brasilidade. Mas enfim, vc conclui a crônica com uma pergunta, e eu me pus a refletir. Agora esse tema vai me acompanhar por um bom tempo. Acredito ter uma verve de garimpeira de respostas. Abraço, bom dia.

    ResponderEliminar
  16. Liesel Inmaculada Diaz Fernandez2 de marzo de 2017, 7:06

    Queria marcar algunas de las frases que me enamoran y descubri que marque el texto completo.... ! Querido mio, si a todos le determinara de esta forma la nostalgia entonces el mundo seria diferente. Que lujo el mar que te pinto la vida, mi Azuquita querido. Un placer leerte

    ResponderEliminar
  17. Peti González Gutiérrez2 de marzo de 2017, 7:10

    A mí Javierito me tienes despatarrado sobre unas lágrimas que había decidido no volver a convocar por nada de nada; el oneroso llanto de las melancolías. Te beso. Amaury

    ResponderEliminar
  18. Maria Teresita Clavijo2 de marzo de 2017, 7:11

    Gracias por compartirlo mi azukita,,,me encantas como escribes
    ,,,lo dejas todo plasmado, Donde también puedo verme

    ResponderEliminar
  19. Al final puse me encanta,porque es un texto maravilloso por donde se lo mire,pero tambien me entristece,es la dicotomia entre lo bello y lo triste,entre lo maravilloso y lo terrible,y lo lees y tienes el espejo delante tuyo,y te ves ahi reflejada,asi que parabens!!!.Solo no entiendo una cosa. como dejaste Brasil,para encallar en la Republica de Miami?

    ResponderEliminar
  20. Es terrible!! Pero es, somos parte de una historia que alguna vez contarán otros, una isla cancerígena que nadie podría comprender su estado terminal que no termina, a no ser que sea cubano. En fin somos muchos los que estamos colgados en ese árbol del olvido.

    ResponderEliminar
  21. Salvador V Guerra2 de marzo de 2017, 7:15

    ....Descubrí, no sin tristeza que después de cincuenta y ocho años de dictadura, el mayor éxito de la misma es haber logrado dividir a los nativos de ese espacio donde el sol amanece violento, sin importar de qué lugar provienen los aullidos.....

    ResponderEliminar
  22. Que fuerte, se me oprimia el pecho en tanto lo leia...

    ResponderEliminar
  23. Almelio Calderon Fornaris3 de marzo de 2017, 10:17

    ..excelente..

    ResponderEliminar